Overblog Seguir este blog
Edit page Administration Create my blog
/ / /

Por qué los pájaros posados en los cables de alta tensión no se electrocutan?

La electrocución de un ser vivo se produce cuando pasa por su organismo una cantidad de corriente suficientemente alta como para causarle graves daños o incluso la muerte. Pero, está claro que las aves ni siquiera sienten cosquillas cuando se posan sobre los cables ¿porqué?

Antes de explicarlo, he de aclarar que para que se produzca una corriente eléctrica debe existir un circuito cerrado, y ese circuito tiene que estar compuesto por una fuente de voltaje, una carga y unos cables que unan a ambas.

Por ejemplo, cuando encendemos una lámpara (la carga), al conectar el interruptor estamos cerrando uno de los polos de la fuente. La corriente circula por el cable hasta la lámpara, pasa por el filamento y mediante el cable que está conectado en el otro extremo de la lámpara regresa al otro polo de la fuente. En estas condiciones el cirlcuito está cerrado y la lámpara se ilumina.

Pero, en el caso de las aves, el circuito no se cierra porqué sus patas se posan sólo sobre uno de los polos de la fuente, quedando el otro polo abierto. El circuito se cerraría si el cuerpo tocase también a la vez el otro cable, o tierra si el cable en que están posadas es el de fase (vivo).

Este fenómeno es igualmente válido para los humanos: si nos calgásemos de uno solo de los cables no recibiríamos ninguna descarga, pero, si el cable elegido es el de fase y en ese momento tocásemos con nuestro pies a tierra o una torreta metálica, el circuito quedaría cerrado a través de tierra y se produciría la electrocución. Sin embargo, si el cable elegido es el neutro, no sucedería nada, al no existir diferencia de potencial entre neutro y tierra.

 

 

Por qué vuela un avión o un helicóptero?

 

Para que un objeto permanezca en vuelo, simplemente la fuerza vertical que lo eleve tendrá que ser igual o mayor que la fuerza de su peso.

Cómo se crea esa fuerza vertical que sostendrá al avión? El ala tiene una forma de sección especial, el perfil alar, que al paso del aire crea la fuerza de sustentación. La curvatura de este perfil obliga al aire pasar a mayor velocidad por encima que por debajo causando una diferencia de presiones, más baja arriba que abajo, con lo cual el ala tenderá a subir.

Como hemos visto, la condición para que esto ocurra es que el aire pase a una cierta velocidad por el ala. Cuanto mayor la velocidad mayor la sustentación (dentro de unos límites físicos, claro está). Asi que será necesario impulsar el avión hacia delante con una fuerza de tracción, en contra de la resistencia al aire, para que el ala pueda crear la fuerza de sustentación necesaria para vencer el peso del avión y pueda elevarse. La fuerza de sustentación siempre será perpendicular al perfil alar.

Y esto en fondo es todo el secreto... Cuando la tracción, la resistencia al aire, la sustentación y el peso están en equilibrio, el avión volará a una velocidad y altura constante.

Como ya se mencionó más arriba, la velocidad con la que pasa el aire por el ala, influye la sustentación. A su vez, para que el avión se eleve, la sustentación deberá de ser mayor que el peso. Ahora se entiende que es importante que el avión sea lo más ligero posible. Asi la potencia de tracción podrá ser menor. Por otro lado, cuanto más aerodinámica sea la forma del avión, menos resistencia al aire tendrá y menos potencia se derrochará.

Y en un helicópero? Básicamente sucede lo mismo. La diferencia reside en que el paso del aire para crear sustentación no se consigue impulsando todo el aparato hacia delante, sino impulsando las alas circularmente. Es por esto que ya no se habla del ala, sino del rotor.

Y ahi también está la razón por la cual un helicóptero es capaz de elevarse verticalmente sin necesidad de una pista de despegue para ganar velocidad previamente. Ahora se puede pensar que un helicópero es mucho más simple que un avión, sin embargo, la complejidad surge a la hora de controlar el vuelo. Aqui hay grandes diferencias entre los aviones y los helicópteros.

 

 

Por qué no se hunden los barcos?

 

¿Cómo es posible que un petrolero o un transatlántico, que pesan treinta mil toneladas, no se vayan al fondo del mar cuando, si arrojamos una simple piedra a éste, se hunde sin remisión? Trataréde explicarlo de forma sencilla.

Para ello, tendremos que trasladarnos a la Grecia clásica, para que Arquímedes nos exponga su famoso principio que dice, básicamente, que todo cuerpo sumergido en un fluido será empujado por éste hacia arriba con una fuerza igual al peso de  la cantidad de fluido que este cuerpo desaloja. Por tanto, el agua empuja hacia arriba al barco con una fuerza equivalente al peso del agua que la nave desaloja al introducirse en ella.

Ante ello, cabe hacerse otra pregunta: ¿Por qué el barco se hunde parcialmente? Muy sencillo. La nave tiene un peso que lo empuja hacia el fondo y, a medida que se va hundiendo, va desalojando más líquido; así, continuará hundiéndose hasta que no se produce el equilibrio entre el peso del barco y el del agua que desaloja.

Otro elemento que influye es la densidad, es decir, lo compacto de un cuerpo. En buena lógica, el acero del que están hechos muchos barcos es más compacto o denso que el agua. Pero debemos fijarnos en un detalle: los barcos están huecos por dentro, con lo cual, tomados en su totalidad, resultan menos compactos que el agua y ello también hace que floten. Por este motivo, cuando la nave se inunda sí se va a pique.

Estos dos factores, unidos a la peculiar forma que tienen las embarcaciones, son los que facilitan que éstas floten y no se hundan.
Es lo que sucede si arrojamos un trozo de madera al agua. Vemos que flota. Ello es debido a que la densidad de la madera es menor que la del líquido o, dicho de otro modo, la madera es menos compacta que el agua. Y, además, al situarla en el agua, desaloja líquido y el restante la empuja hacia arriba con una fuerza equivalente al peso de éste.

 

 

Por qué el cielo es azul?

 

Una de las cosas que consiguen las moléculas de la atmósfera es llevar a cabo la dispersión del espectro visible de la radiación solar (que contiene varios colores, entre ellos el azul. De estos colores, el azul es el más dispersado y por eso el cielo se ve azul. Las partículas del polvo, por ejemplo, dispersan más otros colores como el rojo.

 

 

Compartir esta página

Repost 0
Published by