Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
2 junio 2014 1 02 /06 /junio /2014 20:40

Algo tan duro como cierto es que desde el momento en que nacemos ya estamos más cerca de nuestra muerte. Todo lo relativizamos a nuestras humanas medidas, pareciéndonos el tiempo trancurrido corto o largo en función de nuestra vara de medir. Así la vida de una mariposa nos parece efímera y la de árbol centernario una eternidad. 

Si hablamos de nuestros animales más cercanos como pueden ser perros, gatos o pajarillos, y todo transcurre con normalidad, veremos nacer y morir varias generaciones de ellos. Al igual que hacemos con el tiempo, con ellos lo llevamos a nuestro terreno y cometemos el error de tratarlos como personas, cosa que no son, y esto suele ser muy negativo, muchas veces para nosotros y en casi todas para ellos.

Dicho esto, Paco tiene 14 años. Paco es un perro, pero no un perro cualquiera. Los que hemos disfrutado por edad o profesión del contacto con muchos de estos animales nos permitimos el lujo de "comparar" o diferenciar entre muchos. En realidad todos son especiales, pero algunos "más". Muchas veces es nuestra impresión y otras objetivamente sucede así.

Hace casi un año decidí darle una opurtinidad, mejor dicho, darnos una oportunidad. La oportunidad de pelear por su vida. No me he arrepentido ni un segundo desde entonces. Porque a los perros, como a las personas, si les das donde agarrarse siempre se aferran a la vida. 

Sí, Paquito. Los dos ganamos ese día. Los dos sabemos que ese día nadie habría apostado ni por ti ni por mí. Del mismo modo que los dos sabemos ahora que tu final está muy cerca. Pero el final tiene que llegar cuando debe. 

Tienes una hoja de servicios intachable, un carácter traquilo y un espíritu inquebrantable. Lento, sí. Cojo, sí. Medio tuerto, sí. Sordo, como una tapia. 

Pero ese rabo negro se sigue moviendo al verme, al comer o cuando te rascan la barriga. Jugamos una prórroga y estamos llegando a los penaltis. Los dos conocemos el final, pero no nos importa ¿verdad?. Difrutemos lo que nos queda.

Te vi nacer, te vi crecer, te vi correr,... y ahora te veré morir. Y por duro que parezca, quiero hacerlo también. Porque sé que los perros no sois tan estúpidos como nosotros, no tenéis miedo de ello. Te voy a echar de menos perraco!!!

Mas-fotos-2562.JPG

Compartir este post

Repost 0
Published by Javi Moreno
Comenta este artículo

Comentarios

Dani 06/02/2014 22:39


¡Un abrazo enorme Javi!
 Ya echaba de menos este blog, pájaro!