Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
17 octubre 2013 4 17 /10 /octubre /2013 00:02

Al acercarse al campo de fútbol olió de nuevo el césped y se volvió a sentir desgraciado. Cuando uno lleva haciendo una cosa casi toda su vida, automatiza movimientos y los intenta perfeccionar, es difícil ignorarlo. Realmente se sentía cómodo en ese rectángulo con su esfera. Realmente era importante para él. Razonado con tranquilidad, otorgar tanta importancia a un deporte era desproporcionado. El fútbol es una de esas cosas sobredimensionadas y de importacia muy relativa. Sin embargo lo que sentía era eso, una tendencia inusitada a pisar de nuevo el césped y continuar con algo que había dejado a medias. Pero no había opción.

Era triste, muy triste, pero no había marcha atrás. Al igual que alguien que había visto, sueña que ve, o alguien que había andado sueña que anda, él soñaba que jugaba, que lo suyo tenía solución. Pero debía ser realista, las cosas no cambiarían sino a peor. Cada vez que decía que hacía vida normal engañaba a los demás y a sí mismo. No hacer lo que haces normalmente no es hacer vida normal.

Aun así, ni antes las cosas iban tan bien, ni ahora tan mal. No podía dejar de echar de menos ni ignorar su problema, pero sí ser él mismo. A pesar de todo tenía muchas cosas que agradecer, y muchas cosas que hacer y decir todavía.

Compartir este post

Repost 0
Published by Javi Moreno
Comenta este artículo

Comentarios