Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
25 agosto 2014 1 25 /08 /agosto /2014 19:19

La enfermedad es algo que puede causarte molestias, deteriorarte, provocarte dolor, discapacitarte o incluso provocarte la muerte. Dentro de las enfermedades existen muchos tipos. Hay agudas y crónicas, leves y graves, degenerativas… Yo hablaré del tipo que me ha tocado. En ocasiones el que padece cierta enfermedad tiene muchas papeletas de hacerlo por su forma de vida, situación geográfica o social etc. En otras tiene muy pocas o le resultaría complicado creer a priori que la va a padecer. Este es mi caso.

Además hay enfermedades que son para toda la vida, es decir, sabes que vas a tener que vivir con ellas y tienes que asumir que van a ser tu compañero inseparable para siempre. En este grupo además se encuentran las progresivas, es decir, que además de acompañarte se van a ir agravando en mayor o menor medida. Pues me ha tocado una de estas.

No es cuestión de dramatizar, sobre todo porque mi calidad de vida para nada es mala. Habría muchos a los que les gustaría estar en mi situación. Sin embargo no deja de ser complicado vivir con algo que te causa escasas molestias y muy de vez en cuando, pero que está ahí y si no tienes cuidado puede ser muy peligroso.

Cuando has usado tu cuerpo para resolver problemas y si la cosa se ha puesto fea has podido apoyarte en él, es duro cambiar el chip. No tiene nada que ver hacer las cosas “con la ayuda de” a hacerlas “a pesar de”. Imagina por un momento que tienes una pierna que tiene algo, algo que va a tener siempre. Que poco a poco será ligeramente peor, pero que sin embargo, no te impide andar en absoluto, ni siquiera correr ¿Te has preguntado qué harías? ¿Correrías hasta que la pierna aguante? ¿Andarías con cuidado por si las moscas? ¿No andarías nada para conservarla lo más posible?  

A veces piensas que utilizas la enfermedad como excusa, otras piensas que deberías haberla usado en lugar de encubrirla, otras simplemente intentas no pensar. Quizás para otra persona mi actividad sería vida normal, por desgracia, para mí no.

Una enfermedad que no ves y que te tiene entre la espada y la pared, nadando y guardando la ropa. Y ahora digo enfermedad, porque hasta ahora me negaba a admitirlo, no lo podía creer. Y ahora también sé que desgasta más mi mente que mi cuerpo.

 

Por eso, a todos los enfermos, se vayan a curar o no, mucho ánimo. A veces podemos pensar que no merece la pena luchar, pero es “a veces”. Esto quiere decir que la mayoría sí. Normalmente somos afortunados en algún sentido y no lo sabemos o enfermos en otro y tampoco. A este acompañante inesperado que me ha tocado solo quiero decirle que se joda, que me va a tener que aguantar mucho tiempo. Algunas veces por mí, otras por los que me quieren, has de saber que yo te llevaré a la tumba y no tú a mí. 

Compartir este post

Repost 0
Published by Javi Moreno
Comenta este artículo

Comentarios