Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
27 septiembre 2016 2 27 /09 /septiembre /2016 19:09

Si miramos a nuestro alrededor encontraremos personas que afrontan la vida de muy diversas maneras. En ya no pocos años, he sido incapaz de determinar que ningún grupo haya encontrado la felicidad en mayor medida que otro. No hay receta. Cada cual es cada cual. Optimistas, pesimistas, lanzados, precavidos, tranquilos, nerviosos, conformistas, inconformistas, constantes, inconstantes, valientes, temerosos...

Pero si hay un grupo difícil es el de los inconformistas. Quizás sea la gente que mueve el mundo, que quiere más, que tiene más inquietudes. Pero también los que nunca descansan, los que no encuentran la tranquilidad en nada. Y si los observas a largo plazo, el paso de los años no influye en su actitud. En la medida de sus posibilidades siguen igual. Nunca descansan y nunca lo harán. Esa actitud puede consumirte desde dentro, puede agotarte hasta que ya no quede más vida dentro de ti.

No deja de ser duro ver a una persona consumirse en sí misma, arrastrándose por seguir adelante a toda costa. Siempre de frente, siempre a pecho descubierto, sin escuchar nada. Es duro saber que nada que digas va a hacerle cambiar de opinión, ni siquiera hacerle ralentizar la marcha. Como demostrándonos a los demás que los tiene bien puestos, cuando es algo que todo el mundo sabe.

A veces hay que pararse a pensar, ver hacia donde estás yendo. A veces tomamos decisiones erróneas o simplemente no tenemos suerte en nuestros proyectos y sencillamente hay parar y volver a empezar. Solo eso, reorganizarse y seguir tranquilamente. Pero cuando tienes orgullo y unos cojones como cantimploras es difícil saber parar. Créeme que no tienes que demostrar nada a nadie y que nadie necesita nada más de ti que estés ahí. Que sigas estando ahí para que podamos hacer lo que nunca hemos hecho, disfrutarte, y decir lo que nunca te hemos dicho, que te queremos.

Y para mí tener que vivir sabiendo que solo puedo escribir y no hacer nada para más evitar que tu llama se vaya apagando sin disfrutar de lo que has conseguido se hace muy duro. Para mí, y para todos.

Compartir este post

Repost 0
Published by Javi Moreno
Comenta este artículo

Comentarios