Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
31 octubre 2015 6 31 /10 /octubre /2015 18:38

Este sí que es el último ¿verdad Paco? Los dos sabíamos que estaba a punto de llegar. Y también sabíamos que probablemente yo no estaría contigo cuando llegase. Las cosas tienen que ser así.

Todo empezó entre unas pacas de paja y ahí ha ido a terminar. Porque en los pueblos la vida es así. Así de sencilla, así de cruda. Puedes estar contento. Dieciséis años que nos has regalado, que te hemos disfrutado. Creo que no habrá otro como tú, aunque habrá que esperar porque tus retoños prometen.

Lo he visto todo, desde el cachorro que escavaba debajo de una tomatera porque tenía calor hasta el anciano que cambiaba de sol a sombra en la puerta de casa. Y entretanto, has sido el perro más digno que he conocido, el animal más fiel, el más sensato. Y no sé cómo, perros y personas, lo hemos visto. Todos te hemos respetado y nadie te ha temido.

Escribir por escribir, simplemente porque no sé cómo dar las gracias a un perro, cómo despedirme.  

Cada semana, cuando llegaba, lo primero que hacía es comprobar que estabas ahí. Te buscaba. Tú siempre estabas en alguna parte, tumbado, y nunca me oías llegar. Cuando te tocaba siempre un pequeño susto y luego tu cola se movía dando golpes contra el suelo. Cuanto menos oías y veías, más sentías. Hace tres años los dos apostamos por seguir porque sabíamos que podía ser, y hoy los dos sabemos también que ha llegado la hora de parar. Cada semana me despedía sabiendo que podía ser el último día que te acariciase, y que debía recordarlo para siempre. Lo curioso es que hoy no recuerdo cuando fue.

Me pregunto si has sido feliz, y no sé qué pensar. Sinceramente creo que sí, porque has sido libre, has podido ser perro toda tu larga vida. No te importaba despertarte con escarcha en el lomo, preferías dormir en la calle. A nadie le preocupaba porque solías tomar buenas decisiones. Yo recordaré con igual alegría cuando corrías poderoso detrás de las liebres como cuando, renqueando, intentabas trepar para robarles la comida a los gatos. He visto cómo te salían los dientes y como los has ido perdiendo, y como en tu cara cada vez había más pelos blancos. Tiene gracia, pero me has enseñado a envejecer con dignidad. Eres como una llama a la que vi prenderse, que vi en su apogeo, que avivé, y que hoy veo apagarse lentamente. Estaba preparado para soplarla si fuese necesario, pero no lo ha sido, porque hasta para eso has elegido bien.

Hoy es el final, y no voy a negarte que estoy triste. Pero también estoy tranquilo porque ese final ha llegado cuando y como merecías. Gracias Pacorro.

Porque en el fondo no eres más que perro, pero yo sé, y el que lea esto también debe entender, que menudo perro!!!!

El último adiós
El último adiósEl último adiós

Compartir este post

Repost 0
Published by Javi Moreno
Comenta este artículo

Comentarios

ROBERTO 10/31/2015 20:22

Javi! siempre leo tus chistes y hoy he leído esto también. La relación de una persona con su amigo perruno es muy difícil de entender, yo tengo una y no quiero que nunca me falte. Palabras bonitas y sabias, de una persona que ha tratado a un perro como merece. Como debería ser en todos los sitios. Te estará vigilando!